Saltar al contenido principal

Producir agua potable de calidad


Por lo general, se necesitan varias etapas para producir agua potable mediante distintas técnicas de tratamiento: decantación, flotación, adsorción mediante carbón activado, filtración, etc.

Eliminar sustancias extrañas del agua

Utilizamos tratamientos específicos que permiten extraer ciertos elementos del agua: 

  • Sólidos en suspensión y materia orgánica disuelta.
  • Determinados minerales (hierro, manganeso, arsénico, sulfatos, etc.).

Potabilizar el agua salada

La desalinización es otra manera de hacer frente a la creciente demanda de agua dulce y potable. Además, permite gestionar de forma responsable los recursos hídricos:

  • Produce agua desalinizada de gran calidad por medio de la tecnología de ósmosis inversa.
  • Mantiene los costes de inversión y explotación bajo control.
  • Limita el impacto ambiental de la producción de agua potable gracias al uso de energías renovables para abastecer de energía las estaciones de tratamiento de agua, la recuperación de la energía interna y la dispersión de concentrado salino (salmuera) para proteger la fauna y la flora.

Desinfectar el agua antes de la distribución

La desinfección es la fase final del tratamiento para producir agua potable: Tiene una enorme importancia porque:

  • Elimina los microorganismos patógenos presentes en el agua.
  • Garantiza la calidad bacteriológica del agua de consumo gracias al efecto residual del proceso de desinfección.
  • Existen varios procesos de desinfección disponibles según las necesidades: la cloración, la ozonización y la radiación ultravioleta.
Lo más buscado
Subir